Bienvenidos a Weleda Chile

Grupo Weleda - Historia

El Grupo Weleda A.G fue fundado en Suiza en 1921 como resultado del trabajo conjunto de un grupo de médicos y farmacéuticos liderados por la Dra. Ita Wegman y el Dr. Rudolf Steiner, que buscaban complementar el tratamiento de la persona como un todo.

Con el objetivo de estimular las fuerzas naturales contenidas en el ser humano, utilizaron técnicas farmacéuticas combinadas con un acercamiento espiritual, y desarrollaron una línea verdaderamente innovadora de productos para el cuidado de la salud en armonía con el ser humano y la naturaleza.

Hoy los laboratorios Weleda están presentes en todos los continentes, siguiendo principios idénticos que determinan la calidad de sus cosméticos y medicamentos. Desde la obtención de la materia prima hasta el producto final, todo es meticulosamente controlado, registrado y analizado para preservar la fuerza original de las sustancias naturales y apoyar las fuerzas sanadoras presentes en todo organismo.

La base de la excelencia de Weleda está tanto en el empleo de las materias primas de origen natural y plantas medicinales cultivadas en campos propios con técnicas orgánicas y biodinámicas; así como en la filosofía de producción de la empresa, que promueve la salud humana, preserva el medio ambiente, no realiza experimentos en animales, ni utiliza aditivos químicos sintéticos, tales como conservantes, estabilizantes y perfumes artificiales.

En Chile, Weleda está presente con sus productos desde 1992. Cuenta con una farmacia, ubicada en la comuna de Ñuñoa, en la que se expenden y se elaboran los medicamentos en forma de preparados magistrales antroposóficos y homeopáticos. Además cuenta con oficinas comerciales y administrativas desde donde se atiende a los clientes nacionales (Farmacias Homeopáticas, Tiendas naturistas y Supermercados) de los productos para el cuidado corporal. La línea de productos para el cuidado corporal es de origen importado de Alemania y Argentina, donde son elaborados a base de plantas medicinales cultivadas bajo las normas de la agricultura orgánica y/o agricultura biodinámica y controladas bajo las especificaciones de la casa matriz.

El logotipo Weleda

Diseñado por el Dr. Rudolf Steiner en 1921, el símbolo de Weleda tiene 3 partes: una central, una vara vertical; una forma espiralada ondeante y dos segmentos exteriores interactivos.

Mercurio, mensajero de los dioses, inspira el diseño de la barra. Esta se yergue por la verdad y la confianza. Simboliza la conexión entre el cielo y la tierra, los reinos cubiertos por el confiable mensajero.

La línea ondulante representa la serpiente, símbolo de la curación. En la mitología griega, el dios de la medicina, Aesculapios, es representado tomando la vara con la serpiente enroscada (el Caduceo, símbolo de los médicos).

En mitos y leyendas, la serpiente alzándose, representa el desafío de la naturaleza divina de lo humano para sobreponerse a su naturaleza más baja.

Las partes exteriores del símbolo Weleda, fueron concebidos por el Dr. Rudolf Steiner sin ninguna referencia antigua ó mitológica. Ellas sugieren un acompañamiento protector e interacción social. Estos principios asociativos evocan las ideas de dar y recibir, producir y consumir, médico y paciente.

En efecto, el símbolo Weleda comunica la concentración de calidad e integridad en nuestros productos, calidad que refleja el impulso terapéutico y el conocimiento de la antroposofía. El símbolo de la serpiente sugiere el desarrollo de productos que se encuentran con el desafío de la vida moderna y de la creciente demanda por productos puros y de calidad. La doble figura acompañante representa un concepto innovador en el trabajo: conciencia social y responsabilidad.

El nombre Weleda

El nombre Weleda fue creado originalmente para la compañía por el Dr. Rudolf Steiner. Weleda proviene de la denominación que se daba a las sacerdotisas en las tribus germánicas y celtas (Velleda) que tenían un papel relevante como personas sabias y con dotes para curar.

El historiador romano Tácito describe la historia de la última representante de las “Weleda”, que murió prisionera en Roma sobre el 80 d.C.