Bienvenidos a Weleda Chile

Noticias

Disfrutar del sol y el verano con conciencia

Una exposición moderada al sol proporciona bienestar y vitalidad.

El sol estimula las funciones vitales del cuerpo: activa el metabolismo, fortalece el sistema inmunológico y promueve la producción de vitamina D, vital para el desarrollo saludable de los huesos. Pero una radiación solar demasiado intensa, puede provocar insolaciones o alteraciones cutáneas.

De esta forma, es realmente importante proteger la piel de los efectos nocivos de los rayos solares, especialmente de los radicales libres. Si bien durante el cambio normal del tejido epitelial, los radicales libres nos protegen de bacterias y virus, a veces pueden atacar células epiteliales y producir el envejecimiento de la piel. Nuestro organismo produce los antioxidantes para protegerse de estos radicales, pero cuando estamos a mucha altura, en zonas o momentos del día donde el sol está muy fuerte, no da a vasto con la producción de estos compuestos.

Los antioxidantes naturales como la vitamina C, E, flavonoides y betacarotenos son los que mejor toleramos. Si queremos realmente tomar sol durante un tiempo prolongado o pasar todo el día al aire libre, debemos ayudar a nuestra piel de la mejor manera, con filtro solar adecuado que otorgue una protección natural suplementaria y con productos que nutran y regeneren la piel después de la exposición al sol.

La nueva Leche Corporal Nutritiva de Espino Amarillo es muy recomendable para reducir los efectos negativos de la radiación UV y para fortalecer las pieles secas y castigadas. La Leche Corporal Hidratante de Citrus, por su valiosa composición con aloe vera orgánico, puede ser una buena opción como cuidado post-solar.
Les dejamos además algunas recomendaciones a tener en cuenta para disfrutar de manera saludable de los beneficios del sol, del calor y de la luz:

 

  • Dar tiempo a tu piel para que pueda habituarse en forma progresiva al sol.
  • Llevar ropa para cubrirse, usar gorra o sombrero para el sol y anteojos para el sol UV, como protección.
  • Aplicar en forma regular un protector solar en la playa, cada dos horas y después de salir del agua.
  • Elegir una zona de sombra antes que un lugar bajo el sol, particularmente entre las 11 y las 15 horas.
  • No exponerse al sol si su piel tiene reacciones como erupciones, prurito o insolaciones.
  • Beber de 2 a 3 litros por día y comer suficiente cantidad de sal para preservar su equilibrio en minerales.
  •