Bienvenidos a Weleda Chile

Noticias

Un poco de historia

El espino amarillo es un arbusto de ramas espinosas y bayas amarillas o anaranjadas. Originaria de Asia central, esta planta de gran vitalidad crece en lugares con mucha luz solar. Sus bayas tienen una alta concentración de vitamina C y un aceite rico en vitaminas A y E, además de ácidos grasos poli-insaturados que presentan notables virtudes cosméticas y terapéuticas. Hasta mediados de los años 80 era fácil encontrarla en lugares como Suiza o los Alpes franceses pero con el paso de los años su hábitat se ha reducido considerablemente.

El aceite de espino amarillo que utiliza Weleda nace del huerto biodinámico “El Buen San Mario” en la Toscana italiana. Allí, Kurt Künzi, su propietario, consiguió cultivar esta planta de forma silvestre, tras diez años de investigaciones con 120 variedades, en un predio de 350 hectáreas libres de pesticidas, fertilizantes químicos y transgénicos. El descubrió las condiciones óptimas para el cultivo de la planta dorada: los arbustos deben estar separados 4 metros para recibir toda la luz solar que necesitan y el riego por goteo es el que más conviene. Así es como este agricultor visionario ha cultivado las bayas más resplandecientes que existen, convirtiendo a la Toscana italiana en el primer sitio de cultivo biodinámico de espino amarillo en el mundo.

En primer lugar, los arbustos se rocían con agua para evitar que el polvo se pegue a las bayas cuando se presionan en zumo o aceite. Luego, las cosechadoras viajan con las hileras de arbustos a las instalaciones de la granja para el almacenamiento. Es allí donde se separan las bayas maduras del arbusto para no dañar el fruto, que luego será convertido en valiosos aceites o jugos. Para obtener 100 toneladas de jugo de espino amarillo se necesitan 200 toneladas de bayas orgánicas. De sus semillas y extracto se elabora el valioso aceite de semillas de espino amarillo que luego Weleda incorpora en sus cosméticos naturales y orgánicos.